profile

Hi! I'm a Creator.

septiembre 2022: vivir aquí y ahora ⏳

publishedabout 1 month ago
8 min read

Si querés escuchar algo de fondo mientras leés este newsletter, te recomiendo esta playlist de canciones que hablan sobre vivir en el presente

¡Hola! ¿Cómo estás? Por acá todo bien, de vuelta en casita después de 9 días de vacaciones. Desde el año pasado empecé a implementar tomarme un par de dias sin trabajo ni mails por primera vez desde que soy freelancer (!) y resultó gran descubrimiento aprender que, si me organizo bien, puedo (¡y debo!) darme ese gusto.

Planeaba dejar el newsletter cerrado antes de irme de viaje, entre otras varias ambiciosas tareas, y me tenía bastante estresada pensar en cómo iba a hacer para llegar. Cuando mis amigas me propusieron juntarnos a que una de ellas nos haga las uñas semipermanentes para las vacaciones, mi primera reacción fue decir que no podía (¿quién tiene tiempo para pintarse las uñas cuando hay tanto por hacer?) pero a último momento me retracté y decidí ir, postergando algunas cosas (entre ellas, la redacción del newsletter) para la vuelta. Y mientras volvía a casa de lo de Agus mirando mis uñas de colores me sonreí a mí misma al encontrar coherencia entre lo que planeaba predicar en esta entrega del news y lo que decidí hacer finalmente: priorizar el momento presente. Mi ansiedad muchas veces me hace querer adelantarme a todo, lo cual suele derivar en no experimentar cosas lindas que están pasando justo en frente mío. Esta vez lo identifique a tiempo, salvándome de perderme una mañana con mis amigas y dándome el pequeño lujo de tener frutillas en las uñas durante mis vacaciones. Para mí estas uñas representan una victoria personal, te juro.

Y así, encontrando lecciones de vida en las cositas más mundanas, llegó la fecha del viaje. Decidida a disfrutar del presente programé mi out of office en Gmail (podría jurar que libera endorfinas ese acto), avancé lo que pude, delegué otras cosas y postergué lo que no era urgente, armé la valija y me fui a la isla de Creta, en Grecia, con mi novio y nuestros amigos.


Si querés ver más de este viaje, acá encontrás mi video journal.

Durante agosto tuve un par de breakthroughs bastante interesantes en terapia (la última sesión me la pasé anotando a cuatro manos) y mi psicóloga me dejó una tarea que puede resultar facilísima para muchos pero que resulta un desafío para mí: disfrutar las vacaciones sin pensar en lo que "debería" estar haciendo y vivir en el momento, soltando mi rutina y mis estructuras diarias, para simplemente fluir. Con esa mentalidad me fui y ahora, de vuelta en casita, puedo decir que la misión fue todo un éxito: me llené de arena y sal, se me aclaró el pelo por el sol, jugué a la pelota en el mar, fui a conocer una bodega y degustar sus vinos, comí un montón de aceitunas y queso feta vegano, brindé un montón de veces, lloré de risa, acaricié gatitos, saqué fotos, jugué al Uno… 9 días viviendo el presente, nada más y nada menos que eso.


En las vacaciones empecé a leer un libro que había arrancado y abandonado hace unos años y que este mes decidí traer a La Baumhaus para debatir en comunidad. Absorta en su contenido maravilloso, con los pies en la arena y el ruido de las olas como soundtrack, me encontré con este párrafo que resonó un montón y te comparto a continuación:

“La fidelidad al momento y a las circunstancias implica una entrega constante. Tal vez nos estamos entregando a algo delicioso, pero de todas maneras tenemos que renunciar a nuestras expectativas y a cierto grado de control, abandonar la sensación de estar muy bien envueltos en nuestra propia historia. Seguimos efectuando la importante práctica de planear y programar, pero no para atarnos rígidamente al futuro, sino para sintonizar el yo. Al planear centramos la atención en el campo donde estamos a punto de entrar, luego dejamos de lado el plan y descubrimos la realidad del fluir del tiempo. Así entramos en la sincronicidad de la vida.”

¿No es un flash lo clarísimos y concretos que bajan los mensajes cuando salimos un poco de la rumiación cerebral, sintonizamos el presente y nos abrimos a su magia? Sobre eso quise escribir en esta entrega: la (tan eterna como necesaria) tarea de intentar vivir en el presente. Te voy a compartir tres fuentes de inspiración y tres herramientas que creo te pueden resultar interesantes si, como yo, vos también andás buscando vivir un poco más aquí y ahora. ¿Arrancamos?

Un documental

Chasing the Present cuenta la historia de James Sebastiano, un joven materialmente exitoso que, sobrepasado de ansiedad, decide dejar todo y embarcarse en un viaje de autodescubrimiento. Desde las calles de New York hasta lo profundo de las selvas de Perú, James se sumerge en el mundo de la meditación mientras conversa con referentes que lo ayudan a visualizar la belleza que hay a su alrededor, aprendiendo que a veces es necesario dejar de perseguir el futuro y empezar a enfocarse en seguir el presente. El documental sale el 29 de Septiembre y yo ya me agendé verlo apenas esté porque me tienta muchísimo. Si querés chusmear un poquito más de qué se trata, podés ver más acá.

Una performance

¿Conocés a Marina Abramović? Es una artista serbia que en 2010 inauguró en el MoMA su performance llamada “The artist is present”. El trabajo se inspiró en su creencia de que extender la duración de una actuación más allá de las expectativas sirve para alterar nuestra percepción del tiempo y fomentar un compromiso más profundo con la experiencia. Sentada, estoica y en silencio frente a una silla vacía, esperó mientras la gente se turnaba para sentarse y mirarla a los ojos. Repitió la actuación durante 3 meses y se calcula que estuvo quieta en ese estado por 736 horas. Increible, ¿no? Si querés conocer un poco más sobre esta perfo, te comparto este video en el que Marina encuentra sentado frente a ella a Ulay, una ex pareja que no veía hace muchos años. Cumplo con avisar: ni cuarenta segundos en el video y yo ya estaba llorando.

Un corto animado

Unexpected Discoveries cuenta, en solo dos minutos, la historia de un muchachito que encuentra una linterna que le permite explorar otros lugares. Un lindo recordatorio para estar presentes, porque nunca sabés lo que te espera a la vuelta de la esquina… ni tampoco lo que tenés directamente en frente. Podés verlo completo acá

Dos apps para bajar un cambio

Prana Breath (Android) y Breath Ball (iOS) son dos aplicaciones gratuitas con ejercicios de respiración guiada. Yo uso la de iOS y mi novio la de Android, y ambos damos fe de que cumplen bien la función. Son herramientas muy útiles para esos momentos en los que necesitas conectar con el presente, bajar la ansiedad y calmar la mente. Confieso haberme encerrado en el baño del cowork hace unas semanas, un poco sobrepasada por un tema de laburo, para ponerme a hacer las respiraciones y encontrarme con que en solo 7 minutos de conexión logré volver a mi eje y calmarme mil decibeles. Te recomiendo tenerla siempre a mano para esos momentitos en que necesites salir de los futuros y pasados en tu cabeza y volver al hoy.

Dos aliadas para conectar con el presente

Si seguís este newsletter desde Cemento seguro ya conoces estas herramientas, pero no podía dejar de mencionarlas en el marco de la temática del mes… Sí, estamos hablando de mis mejores amigos el bullet journal y las morning pages, dos aliadas fundamentales en mi rutina que me permiten mantenerme conectada con el aquí y el ahora. Por un lado, el bullet journal me ayuda a incorporar y monitorear hábitos que hacen mi vida mucho más consciente (por ejemplo los agradecimientos diarios y el habit tracker). En La Baumhaus nos juntamos todos los meses a armar nuestros spreads de BuJo, y esa horita con música, papelitos y gente linda se convirtió también en un modo de calmar el ruido y conectar con el presente. Las morning pages, por otro lado, no requieren de tanta elaboración y simplemente se tratan de frenar un ratito antes de arrancar el día y dedicarte a escribir todo lo que esté pasando por tu mente en ese momento. Al principio puede parecer un poco abrumador, pero a medida que vas avanzando se vuelve una herramienta super útil para aclarar tus pensamientos. A mí me salvan la cabeza, sin exagerar. Si tenés ganas de seguir buceando en el mundo de estas dos herramientas, acá te dejo un libro del creador del método bullet journal y acá un artículo sobre las morning pages.

Luz, Cámara, Emoción 🎟

¿Te acordas del taller de videos sensibles que estuve dando durante mi último viaje a Buenos Aires? ¡Lo grabé para ofrecerlo online y que la distancia física no sea un impedimento! Luz, cámara, emoción es otra herramienta que te permite mirar la vida desde una perspectiva distinta, prestando más atención a lo que te rodea y documentando con consciencia tu día a día. Uno de los ejercicios centrales del curso es una checklist con muchos ítems que sirven de inspiración para capturar momentos de tu día a día ♥️ Si te interesa conectarte con el presente desde un lado más audiovisual, te cuento que lo estoy lanzando HOY para que lo puedas hacer desde cualquier parte del mundo. ¡Si te anotás durante el mes de lanzamiento podés aprovechar un encuentro especial en vivo que voy a hacer durante octubre para charlar y sacarte todas las dudas que te queden del curso! Podés anotarte acá (si estás en La Baumhaus, como siempre, pedime descuentito)


Durante Septiembre en La Baumhaus también vamos a conectar con el presente. Vamos a leer y debatir Free Play, de Stephen Nachmanovitch (librazo sobre improvisación, arte y vida) y vamos a explorar una misión creativa que nos va a invitar a conectarnos con un aspecto concreto de nuestro día y documentarlo de manera visual. Si tenés ganas de un incentivo extra para conectar con el aquí y ahora durante septiembre, sumate a la casita del árbol y hacelo con nosotros. ¡Esta comunidad es un camino de ida!

Ir a La Baumhaus

¡Eso es todo por este mes!

Si te reenviaron este newsletter podés suscribirte acá.

Si me querés encontrar en Instagram podés hacerlo acá.

Si querés recomendar este news, adelante y gracias.

Y si querés conectar con el presente, largá todo lo que estás haciendo y concentrate por un ratito en observar el mundo que te rodea. ¿No es hermoso?

Gracias por estar del otro lado, significa un montón. ¡Nos leemos el mes que viene!

PD: siempre recibo con mucho amor respuestas de mis lectores y leo todos los mensajes, pero estoy trabajando en reducir el tiempo que invierto en mi casilla de mails para maximizar el que paso creando propuestas que aporten valor y, también, disfrutando mi tiempo libre y resguardando mi salud mental. Dicho eso: si me escribís alguna vez, no te ofendas si no te respondo: te prometo que te voy a leer y, también, que aprecio mucho que estés del otro lado ♥️