mayo 2022: enamorarse de la rutina ☀️

published25 days ago
7 min read

Si querés poner una canción de fondo mientras leés este newsletter, te recomiendo You Make My Dreams de Daryl Hall & John Oates

(Antes de arrancar: si entraste a leer este mail con emoción pensando que era la edición especial con el backstage del curso de Domestika que me pidieron en este post de Instagram... no es 😅 La estoy preparando y poniendo linda para enviarla el día del lanzamiento del taller. ¡Muy prontito!)

¡Hola! ¿Cómo estás? Yo regia, para serte sincera. En este momento te escribo sentada en el escritorio de mi estudio por primera vez en semanas y me siento fenomenal. ¿Viste que te conté que quería elegir un lugar especial para escribir el news todos los meses? Este mes no se me ocurre lugar más especial que este.

Es que hace unos días volví a Berlín y no te puedo explicar la felicidad que siento al estar de nuevo en mi rinconcito en el mundo. Las últimas cinco semanas en Buenos Aires fueron muy locas, se sintieron como si de nuevo estuviera viviendo allá: mismo departamento, mismo barrio, mismas costumbres, misma gente. Y si bien mi vida en Buenos Aires siempre me gustó, este viaje me recordó que a mi vida en Berlín gustar le queda corto: me enamora, me obsesiona, me deja mirando cuándo entra al MSN para conectarme y desconectarme un par de veces a ver si le ocurre hablarme.

Acá esperando que Berlín se conecte y me charle

Para que te des una idea del nivel de amor, hoy sonó la alarma 6.40 y salté c h o c h a de la cama a hacer mis morning pages, tomar mi vasito de agua tibia y subirme a la bici para ir al gimnasio. Pero feliz, eh, cada cinco minutos lo estoy diciendo. Es que estoy enamorada de mi cotidianidad acá, esa es la verdad, y creo que es la primera vez que me pasa. Siempre le tuve un poco de miedo a la rutina y pasé muchos años de mi vida (toda, prácticamente) buscando una existencia cambiante que me permita sentir que no me estanco, que no me quedo quieta. Y, si bien sigo un poco en esa (hace dos años me mudé de continente, digo), ya le estoy encontrando el gustito a la estabilidad. Creo que le debo parte de ese prejuicio a filosofías transmitidas a mi cerebro adolescente por temaikenes como Redundant de Green Day, y a lo mejor es una cosa de pasar los treinta esta de empezar a encontrar belleza en los hábitos y poesía en la cotidianidad. También creo que tiene un poco que ver con entender que la rutina no es algo estático e inflexible, sino por el contrario algo que cambia y evoluciona con nosotros, a medida de nuestras necesidades y momentos, y que puede resultar nuestro mejor aliado para alcanzar objetivos. Nunca estuve tan estable emocionalmente por tanto tiempo como los últimos dos años, y eso se lo debo entre otras cosas a mi rutina. Ya te recomendé un montón de veces el libro Atomic Habits de James Clear pero voy a pecar de intensa y reiterarlo, porque fue uno de los pilares más importantes en la construcción de mis nuevos hábitos. Y es que crear costumbres saludables y enamorarse de tu día a día es, también, crear un contenedor para tu creatividad, hacer espacio para lograr tus objetivos, dejar lugar para que las cosas sucedan. Sin mi rutina este newsletter no existiría, por ejemplo, viviría a los tumbos sintiendo que no tengo tiempo, como lo hacía antes. Por eso (y porque estoy ridículamente feliz de haber vuelto a mi cotidianidad berlinesa) quise dedicarle este news a la rutina, con la esperanza de que (si aún no lo hacés) le des vos también una oportunidad a la tuya para que te enamore. Te voy a compartir, como siempre, alguito para inspirarte y tres ideas para activar en esta dirección, si resulta que resuena la propuesta. ¿Arrancamos?

Una ilustración de Frannerd

Me encanta esta ilustración porque transmite una idea con la que comulgo bastante: la de pensar en mí misma como dos personas, la Carla del presente y la del futuro. Así, cada vez que me da fiaca (paja, me da paja, no sé por qué me hago la fifí) hacer algo que sé que es bueno para mí (ordenar mi casa, ir al gimnasio, cenar temprano) pienso en que la Carla del futuro va a estar super agradecida. Y, también, cada vez que me encuentro con algo copado que hizo la Carla del pasado por mí (como dejar este newsletter estructurado desde Buenos Aires para que recién llegada a Berlín solo me quede redactarlo), le agradezco un montón y le digo que la quiero mucho *se auto da un besito en la mano*.

Los ritmos de una rutina

Routine Rhythms! es un videíto de 56 segundos que inventa música a partir de los sonidos de la rutina de su creadora: su reloj despertador, el correr de las cortinas de su habitación, los mordiscos a las tostadas. Me pareció una idea super original la de encontrar patrones en los sonidos que escuchamos todos los días, creando algo lindo con ese punto de partida. ¡Una manera diferente y divertida de enfocar la rutina! Podés ver el video acá.

Un texto de Cortázar

Cuando en el colegio leímos Instrucciones para subir una escalera de Julio Cortázar yo, a diferencia de mis compañeras más intelectuales, me preguntaba qué carajos tendría ese texto de copado. ¡¿Explicarme cómo subir una escalera?! Reencontrando ese relato de adulta lo releo y me río en voz alta, porque me parece una genialidad narrar algo tan cotidiano y dado por sentado como subir una escalera con tanta gracia. Con este texto Cortázar demuestra que, con talento y creatividad, podemos crear cosas geniales a partir de las cosas más comunes del universo. Podés leer las instrucciones completas acá (y, si te copás con el formato, sabé que también escribió instrucciones para dar cuerda al reloj, para llorar y otras varias).

Un libro interactivo

Rituales para una vida creativa, de Aniko Villalba y Carolina Chavate, llamó mi atención en este viaje y me lo traje para mis pagos, pese a tener la valija estallada de todos mis otros libros con los que por fin me reencontré. En él las autoras declaran que la creatividad, lejos de ser una actividad reservada para unos pocos, está en todas partes, y que para incluirla en nuestra vida tiene que convertirse en un ritual. Por eso proponen ejercicios de escritura, fotografía, dibujo, observación y varias cositas más para "llenar tus días de momentos fértiles". ¡Yo me propuse hacer al menos un ejercicio del libro cada jueves libre! Si querés chusmear un poquito más de qué se trata, encontrás toda la info acá.

Un hábito

Desde que arranqué con el bullet journal incorporé el hábito de, al final de cada día, escribir una cosa por la que estoy agradecida. Esto me ayuda mucho a encontrar siempre algo lindo en mi vida, lo cual de alguna manera entrena mi perspectiva no dejando que me enfoque solo en lo negativo (cada día, por complejo que haya sido, siempre pero siempre tiene algo bueno). También me gusta mucho a fin de mes releer mis agradecimientos, me deja un sentimiento lindo en el pecho y un amor muy grande por lo que vivo todos los días. Realmente es algo que solo lleva un minuto y que, sostenido en el tiempo, puede ayudar un montón a sentirse súper con lo que una tiene. Te dejo, a modo de ejemplo, algunos de mis agradecimientos de abril: Compartir el día con Bruno y su familia. Cerrar el taller sintiéndome bien por el trabajo realizado. El dominguito chill con Romi y Rochi. La merienda con Tuto. El almuerzo despedida en lo de la abu. Que los gatitos hayan estado bien cuidados en nuestra ausencia. Volver a casa.

Un método

Creo haber mencionado ya la técnica de Habit Tracking en otra edición, pero como es espectacular y el público se renueva, acá vamos: es una herramienta súper útil para llevar un seguimiento de tus rutinas y poder visualizar a nivel general qué hábitos te gustaría modificar, mantener o incentivar en tu día a día. Yo trackeo las morning pages, si leí durante el día, si tomé dos litros de agua, y también cosas que quiero evitar, como si tuve momentos de drama innecesario o si comí porquerías. Ver estos ítems marcados a lo largo de mi mes me ayuda a no hacerme la gila conmigo misma, básicamente, y saber con data concreta si estoy llevando adelante mi vida con presencia y propósito o si me estoy moviendo por inercia. Se puede hacer a mano (en el bullet journal o en cualquier agenda o papel) y también digitalmente con apps como Dailio. ¡Probalo y me contás!

Como siempre, en La Baumhaus vamos a estar expandiendo durante todo el mes la llamita que encendió este newsletter. En mayo vamos a trabajar en una misión que tiene como objetivo mostrarnos la magia que existe en nuestro día a día, además de debatir un libro que expone las rutinas y los hábitos de grandes artistas del mundo. ¡Pinta muy interesante! Si te sumás este mes, además de participar de las propuestas de mayo, se te abre un mundo enorme de podcasts con todos nuestros debates de pelis y libros, las grabaciones de nuestras puestas en común, talleres y muchas cosas más. Es un espacio del amor para compartir, dejarse inspirar, aprender y también enseñar. ¿Nos vemos por allá? ¡Ojalá que sí!

¡Eso es todo por este mes!

Si te reenviaron este newsletter podés suscribirte acá.

Si me querés encontrar en Instagram lo podés hacer acá.

Si querés recomendar este news, adelante y gracias.

Y si querés crear una rutina que te enamore, el mejor momento para empezar es ahora. ¡Así que vamo arriba!

Gracias por estar del otro lado, significa un montón. ¡Nos leemos el mes que viene!

PD: siempre recibo con mucho amor respuestas de mis lectores y leo todos los mensajes, pero estoy trabajando en reducir al mínimo el tiempo que invierto en mi casilla de mails para maximizar el que paso creando propuestas que aporten valor y, también, disfrutando mi tiempo libre. Dicho eso: si me escribís alguna vez, no te ofendas si no te respondo: te prometo que te voy a leer y, también, que aprecio mucho que estés del otro lado ♥️


I respect your privacy. Unsubscribe at any time